21 de septiembre. Con polémica, se modificó la Ley de Evaluación Ambiental porteña

En la sesión ordinaria de este jueves en la Legislatura porteña se aprobó un proyecto que modifica la Ley 123 de Evaluación de Impacto Ambiental. Desde el Observatorio del Derecho a la Ciudad denunciaron que “las propuestas constituyen un verdadero blanqueo ambiental para actividades y obras que estaban en situación de ilegalidad en relación a los permisos ambientales”.

“Están exceptuadas de cumplir con la convocatoria a Audiencia Pública Temática todas aquellas actividades en funcionamiento y preexistentes al 10 de Diciembre de 1998, salvo cuando  se trate de  modificaciones a las mismas, según lo establezca la Autoridad de Aplicación”, dice una de las modificaciones más polémicas a la ley. “Es decir que para todas aquellas actividades preexistentes al 10 de Diciembre de 1998 la ciudadanía no va a tener más derecho a participar de su evaluación de impacto ambiental. Para estas actividades no se llamará audiencia pública. La EIA será secreta entre el GCBA a través de la Agencia de Protección Ambiental y el privado o empresa”, advirtió el Observatorio.

La actual Ley N° 123 establece que las obras proyectadas sobre parcelas de más de 2.500 m2 que requieran el dictado de normas urbanísticas particulares debían ser categorizadas como de Impacto Ambiental Con Relevante Efecto, lo cual implicaba la necesidad de convocar a audiencia pública para su procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental. A partir de la modificación votada hoy, se exige que las obras ocupen más del 50% de una manzana. “Esta modificación está orientada a salvar a todos aquellos proyectos inmobiliarios que superaban los 2.500 m2, que recibieron los privilegios de la Legislatura con normas urbanísticas especiales, pero que durante el trámite de Evaluación de Impacto Ambiental nunca convocaron a audiencia pública. Un caso paradigmático es el Palacio Roccatagliata frenado por la Justicia”, ejemplificó el Observatorio.

“La Legislatura está dedicada a tiempo completo a subsanar las ilegalidades de los empresarios inmobiliarios. Por una parte, el nuevo Código Urbanístico viene a legalizar los permisos de obras ilegales. Ahora, esta modificación de la Ley N° 123 subsanará las ilegalidades de las actividades anteriores a diciembre de 1998. Blanqueo inmobiliario y ambiental en la gestión de Larreta”, apuntó el comunicado de denuncia.

Durante el debate en el recinto, la diputada oficialista Mercedes de las Casas informó los objetivos de la iniciativa impulsada por Horacio Rodríguez Larreta: “Con estas modificaciones que hoy votamos se busca implementar un marco que brinde una solución efectiva a diversos aspectos de la norma vigente que requieren ser precisados, y a la vez aportar una mayor celeridad, eficiencia y eficacia respecto al procedimiento técnico administrativo de Evaluación de Impacto Ambiental; y por último, innovar en materia de evaluación, prevención y corrección de los impactos generados por las actividades antrópicas en la CABA mediante la implementación del instrumento denominado EAE, como complementario de la EIA”.

El Partido Socialista se abstuvo y Unidad Ciudadana acompañó la medida. “Porque la ley busca ampliar la protección del ambiente y además se incorporaron varias sugerencias que se fueron proponiendo”, explicó la legisladora Victoria Montenegro. Por el contrario, Gabriel Solano, del FIT, argumentó: “Vamos a votar negativamente porque creemos que la ley establece una reglamentación muy amplia. Y lo más importante, respecto a los costos del procedimiento, es que las empresas que van a hacer determinada obra son las que contratan a la empresa que les hará la auditoría para ver el impacto ambiental de su proyecto. Así no sirve”.

 

Fuente: Nueva Ciudad

Publicado en Novedades.