15 de agosto. Desde septiembre, la Legislatura discutirá el nuevo Código Electoral porteño

La Legislatura tratará el mes próximo el proyecto de Reforma Política y el nuevo Código Electoral porteño implicará varios cambios respecto a las actuales condiciones de votación. Paridad de género 50-50, creación de un Instituto y un Tribunal electoral y la eliminación del sistema D´Hont para las PASO son algunas de las transformación que comenzarán a implementarse a partir de los próximos comicios.

Una de las modificaciones más importantes es que el jefe de Gobierno podrá determinar la fecha de las elecciones y si son simultáneas o independientes de los comicios nacionales. En el oficialismo aún no hay una definición sobre el tema. En principio todo indica que coincidirían con las elecciones presidenciales pero en caso de que haya una serie de derrotas en las locales, el macrismo saldrá a jugar la carta de la Ciudad para anotarse un triunfo.

El Código, que tendrá más de 400 artículos, es una prioridad y Horacio Rodríguez Larreta quiere cuanto antes la aprobación del proyecto. Por eso los diputados Diego Marías y Natalia Fidel, cabezas de las comisiones de Asuntos Constitucionales y Reforma Política intentan consensuar los últimos detalles que tendrá la normativa.

La creación del Instituto de Gestión Electoral, cuyo titular será nombrado por el jefe de Gobierno y necesitará la aprobación del parlamento su función será administrar los comicios. La conformación de un Tribunal Electoral encargado de la resolución de conflictos provocará que el Tribunal Superior de Justicia quede la segunda instancia de las elecciones capitalinas.

El Instituto definiría entre otras cuestiones qué tipo de boleta se utilizaría en los comicios. “Si la Boleta Única Electrónica (BUE) no pasa los filtros establecidos, el Instituto podrá determinar que se vote con papel”, explicó a LPO un especialista. “La actual BUE no pasaría los filtros”, aclararon

Respecto de las internas, hay amplio consenso para quitar el D’ Hont como sistema de reparto de bancas. Cada partido podrá elegir su sistema de distribución pero deberá respetarse la paridad y eso implica que no podrá haber a continuación dos personas de igual género.

En debate pero con consenso

Respecto al financiamiento de campaña aún no hay acuerdo respecto al rol que tendrán las empresas. El FPV, encabezado por Carlos Tomada y Mariano Recalde, reclama que sólo haya aportes públicos. Pero la postura que logró más consenso es que se permitan, con limitaciones, los aportes empresarios.

Antes de que estallara el escándalo de los cuadernos, la intención de oficialismo era que los aportes de empresas privadas fueran como máximo el 50% del presupuesto partidario total. Y que las compañías no pudieran donar más del 5% de lo declarado como ganancia el año anterior.

Los cambios respecto a la convocatoria para las elecciones tiene el apoyo de todos los bloques salvo Evolución que tiene un proyecto propio. El planteo mayoritario es que el jefe de gobierno tenga la facultad de fijar la fecha y que pueda ser simultánea o separada de los comicios nacionales.

Para darle mayor previsibilidad a las elecciones, algunos legisladores plantearon la posibilidad de que haya un plazo de 120 días para convocar a las primarias y 180 para las generales. El registro automático de los electores extranjeros tampoco tiene consenso total.

Por lo pronto si se aprueba el código porteño y Mauricio Macri no consigue modificar el nacional, hasta ahora el plan de Larreta será realizar elecciones simultáneas donde se utilizará boleta de papel, el sistema utilizado en las generales.

Fuente: LPO

 

 

Publicado en Novedades.